Operaciones Intracomunitarias

Europa

Las Operaciones Intracomunitarias son aquellas operaciones realizadas entre los empresarios de los distintos países miembros de la Unión Europea. Dichas operaciones las podemos clasificar en entregas de bienes, prestaciones de servicios, adquisiciones de bienes o adquisiciones de servicios.
Cuando realizamos dichas operaciones, aunque no sea de una manera habitual, es interesante darse de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios, pues así la factura que recibamos de otro país miembro, en principio será sin IVA.
Así, tanto las empresas radicadas en España, como las que se encuentren ubicadas en el resto de países de la UE, pueden consultar de inmediato si otra empresa de cualquier país de la UE está inscrita o no en dicho Registro, y cargar o no el IVA correspondiente según las directrices de la ley.
Una vez inscritos nosotros en dicho Registro, el tratamiento fiscal si emitimos una factura de prestación de servicios o de entrega de bienes a una empresa de un país miembro sería verificar que dicha empresa está debidamente inscrita como operador intracomunitario; si es así, en principio, y sin entrar en más detalles, le haríamos la factura sin IVA. Y se declararía dicha operación en el modelo 349, declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias, indicando el importe total de la operación u operaciones, el nombre, el país de residencia y el correspondiente CIF intracomunitario.
Sin embargo para las adquisiciones de bienes o servicios, sin entrar en detalles más específicos, como pudiera ser la localización del hecho imponible , la manera de operar es un poco más complicada: Recibiríamos la correspondiente factura sin IVA y a partir de ahí, en la práctica se haría lo siguiente:
– Por una parte deberíamos contabilizar esa factura intracomunitaria como un gasto y a su vez añadirle tanto el IVA soportado como el IVA repercutido.

– Por otra parte, en la liquidación de IVA deberíamos consignar en las casillas correspondientes tanto el IVA repercutido como el IVA soportado de esa operación, por tanto el resultado final del IVA es inocuo.

– Por último habría que declarar en el modelo 349, declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias esa factura, indicando el importe de la operación y tanto el nombre y CIF intracomunitario de quien nos la emite como el país miembro al que pertenece.

Y si te cargan el IVA en la factura, se puede pedir la devolución de ese IVA a la hacienda del país de la empresa que te lo ha cargado, un proceso engorroso pero que da sus frutos…

Deja una respuesta