La vuelta del Impuesto del Patrimonio

Impuesto de Patrimonio

El Real Decreto-ley 13/2011, de 16 de septiembre restablece la obligatoriedad de declarar por el Impuesto sobre el Patrimonio, aunque de una forma “temporal”.

Dicho Impuesto que aún no habiendo sido derogado, desde la entrada en vigor de la Ley 4/2008, de 23 de diciembre había eliminado la obligatoriedad efectiva de declarar, vuelve a restablecerse para paliar las consecuencias de la crisis económica y así conseguir unos ingresos públicos que favorezcan la recuperación de nuestra economía.

La aprobación del RDL 13/2011 no  presenta variaciones sustanciales en cuanto a la estructura y al procedimiento del Impuesto de patrimonio respecto al que ya conocíamos. Sin embargo, se han tomado una serie de medidas a fin de excluir de gravamen a los contribuyentes con un patrimonio medio y únicamente someter a tributación a las rentas más elevadas:

  • Elevación del importe de la exención parcial de tributación de la vivienda habitual a 300.000€.
  • Elevación del mínimo exento aplicable a la base imponible. Al ser un impuesto íntegramente cedido y gestionado por las Comunidades Autónomas, el mínimo exento vendrá establecido por éstas, siendo de 700.000€ para aquellas que no lo hubiesen regulado.
  • Estarán obligados a presentar declaración los sujetos pasivos cuya cuota tributaria resulte a ingresar, o cuando, no dándose esta circunstancia, el valor de sus bienes o derechos resulte superior a 2.000.000 euros.

De todas formas, al ser el objetivo del restablecimiento del Impuesto el obtener unos ingresos adicionales la misma norma ha contemplado un periodo temporal de dos años, produciéndose el devengo del impuesto a 31 de diciembre de 2011 y a 31 de diciembre de 2012; estableciendo en la propia normativa una bonificación del 100% en la cuota del impuesto a partir del 1 de enero de 2013.

Deja una respuesta